POBRE GAVIOTA
Midi cortesía de René Ramos

Como gaviota que al atardecer
sobre la roca de la soledad,
sin esperanza, sin amor, sin fé,
sus alas rotas de tanto volar,
se hundió en la sombra de un misterio azul,
cruzó las olas del inmenso mar.
Y aquella noche se forrmó una cruz
sobre la roca en la soledad.

Pobre gaviota que al amanecer,
cansada y triste de tanto volar,
sin esperanza, sin amor, sin fé,
por compañera la soledad.

Así la he visto ayer,
sufriendo las torturas de la adversidad.
Mujer, pobre mujer,
gaviota enferma y triste,
para ti no hay piedad.